Crónica del curso de M. Yasuno Shihan en Madrid 2011
Written by admin_271010   
Monday, 05 December 2011
Lunes, 5 de Diciembre de 2011

Por segundo año consecutivo tuvimos el honor de celebrar un extraordinario seminario dirigido por el shihan del Hombu dojo Masatoshi Yasuno. El curso tuvo lugar los días 8 y 9 y logró atraer a mas de 150 personas. Aparte de los practicantes españoles venidos de distintas regiones de nuestra geografía, tuvimos participantes de otros países como Bélgica, Italia, Rusia, Japón y en especial tenemos que destacar la asistencia de un nutrido grupo de franceses (principalmente estudiantes de Bruno Zanotti sensei).

Todo esto contribuyó a que además del carácter internacional que tuvo el curso hubiese un alto nivel técnico para satisfacción de todos, incluido el maestro.

 

El sensei llegó el viernes acompañado de 4 de sus mas cercanos estudiantes japoneses y varios otros estudiantes occidentales pero que residen y entrenan con él regularmente en Japón y en total pasó con nosotros casi una semana que todos aprovechamos al máximo.
Cabe resaltar también que este año el maestro nos deleitó con cuatro intensas sesiones durante el fin de semana y una extraordinaria el lunes por la tarde para un grupo de unas 40 personas.


Todo esto tuvo lugar en las estupendas instalaciones de la Universidad de Alcalá, al igual que el año pasado, pero este año el tatami ha sido algo mas grande y a pesar de la gran asistencia, había espacio de sobra para poder disfrutar de la practica sin sentirnos “enlatados”. También, como en la anterior edición el curso ha sido organizado por las asociaciones Senkikai y Aikidojokai cuyos presidentes, Alvaro Khun y Vicente Borondo respectivamente son alumnos directos del maestro desde hace muchos años.


                                

Durante estas sesiones el maestro no solo demostró su trabajo habitual sino que dio numerosas explicaciones lo cual siempre es de agradecer puesto que los que le conocemos de años sabemos lo poco dado que el maestro es a explicar con palabras durante los entrenamientos. Solo lamentar que en algunos momentos la traducción no pudo escucharse con claridad.
Habló el maestro de la necesidad de tener un tanden (punto situado unos centímetros por debajo del ombligo) firme, sólido y estable mientras que el resto del cuerpo debe estar relajado y flexible. Todo ello es condición sine qua non para poder realizar un buen aikido.
 Todo nuestro ki se concentra en este punto y de él sale hacia donde lo proyectemos.
Recibimos pues la energía de los ataques con el tanden y de aquí a su vez emana la técnica con la que respondemos al mismo como si fuera una explosión.


Nos habló del kokyu, del kokoro, de la importancia de realizar los movimientos de forma libre y desapegada. De la necesidad de vaciar la mente para que la actividad de  esta no interfiera a la hora de reaccionar ante un ataque. Sentir en vez de racionalizarlo todo porque esto nos hace más lentos a la hora de reaccionar.
Nos recordó a su vez la importancia de leer a los clásicos de las artes marciales japonesas (refiriéndose a libros importantes en la literatura del budo como el Hagakure y a personajes relevantes en la historia del bujutsu como Tsukahara Bokuden) Y es que al fin y al cabo ese es el significado de la palabra “keiko” (literalmente: “observar, pensar o buscar acerca de lo antiguo”)
Desde el punto de vista técnico el maestro enfatizó la realización de las técnicas teniendo en cuenta los dos ejes principales; el vertical y el horizontal y propuso un trabajo interesantísimo al respecto.
En cuanto a la sesión del lunes, fue distinta; mas en la línea habitual del maestro a la hora de las explicaciones verbales. También es cierto que la mayoría de los presentes fueron aikidokas ya familiarizados hasta cierto punto con el trabajo de Yasuno shihan. Fue una sesión casi como en Japón en la que el maestro, una vez en el tatami no dio descanso hasta el final, pasando de un trabajo a otro de forma libre y con la energía que le caracteriza.


Pero en fin, sería muy largo enumerar cada uno de los detalles con los que nos quedamos durante este curso y seguramente cada individuo a su vez se quedó con algo distinto. No hay nada como la experiencia personal y es que la mejor forma de aprender budo es mediante la transmisión directa del sensei al estudiante.

Estoy convencido de que todos los participantes disfrutaron enormemente este curso y a pesar de lo intenso y exhaustivo que fue creo que todos acabamos con una gran sensación de satisfacción y con ganas de que el maestro vuelva a visitarnos regularmente.
Desde aquí nos gustaría agradecer a todos los participantes por su apoyo y colaboración, en especial a todos aquellos involucrados en la organización y traducción y esperamos volver a veros en próximas ediciones. Procuraremos teneros informados al respecto.
Last Updated ( Thursday, 25 October 2012 )